facebooktwitter

Enfermedad de von Willebrand

La enfermedad de von Willebrand (VWD, de sus siglas en inglés) es un trastorno hemorrágico hereditario, causado por un defecto genético que provoca anomalías cuantitativas, estructurales y funcionales en el factor Willebrand (VWF: von Willebrand factor).

Existen dos grandes grupos de déficits de VWF: cuantitativo parcial (tipo 1) o total (tipo 3), y cualitativo (tipo 2). El grupo cualitativo incluye diferentes subtipos (2A, 2B, 2M, 2N; ver estos términos). La prevalencia de la VWD en la población general varia entre 0,1 y 1% (incluyendo todas las formas) dependiendo del estudio, pero la prevalencia de la VWD sintomática, que necesita un tratamiento específico, se estima entre 1/50.000 y 1/8.500. La edad de aparición de la enfermedad es variable y las formas de aparición temprana están asociadas con déficits de VWF más graves.

La enfermedad se manifiesta por hemorragias de gravedad variable, espontáneas o secundarias a un procedimiento invasivo. Estas son principalmente de tipo mucocutáneas (epistaxis, menorragias, etc.), pero las formas graves también pueden presentar hematomas y hemartrosis. La VWD está causada por mutaciones en el gen VWF (12p13.3), que codifica para la proteína multimérica VWF. La proteína VWF tiene una localización intraplaquetaria, endotelial y plasmática y es indispensable, por una parte, en las interacciones de las plaquetas con la pared vascular dañada y, por la otra, en el transporte y protección del factor VIII (FVIII).

La VWD se transmite generalmente de modo autosómico dominante, sin embargo, la herencia es autosómica recesiva para el tipo 3 y para algunos subtipos del tipo 2. El diagnóstico se basa en tests específicos: mediciones inmunológicas o funcionales del VWF y del FVIII.

La caracterización del tipo de enfermedad de Willebrand requiere de exámenes más específicos, como la prueba del multímero de VWF. Las mediciones del VWF permiten diferenciar la enfermedad de Willebrand de la hemofilia A (ver este término), excepto para el tipo 2N, que requiere de tests más específicos. La diferenciación del síndrome de Willebrand adquirido (AVWS; ver este término), que ocurre asociado a otra patología subyacente, puede ser más difícil. Hay que tener también en cuenta en el diagnóstico diferencial, que existen en la población general individuos de grupo sanguíneo O, que presentan niveles moderadamente disminuidos de VWF. Se debe proponer un consejo genético para informar a los pacientes sobre la gravedad de la enfermedad y los riesgos asociados, así como para detectar a otros miembros de la familia afectados.

Para las familias susceptibles de tener un hijo afectado con el tipo 3 de la enfermedad, es aconsejable que se discuta el consejo genético en un centro multidisciplinar especializado. El manejo depende del tipo de VWD. La desmopresina es por lo general, un tratamiento preventivo y curativo efectivo para los sangrados anormales en la VWD de tipo 1. En pacientes con la enfermedad de tipo 2, la respuesta a la desmopresina es variable y en ocasiones, es necesaria una terapia de sustitución con VWF purificado humano. La desmopresina no es un tratamiento eficiente para los pacientes con la enfermedad de tipo 3, y estos individuos requieren terapia de sustitución con VWF purificado humano, asociado con FVIII, al menos para la primera inyección.

El manejo de los pacientes en centros especializados en hemostasia y trombosis, asegura un pronóstico favorable, incluso para las formas más graves de la enfermedad.

Causas

La enfermedad de von Willebrand es causada por una deficiencia del factor de von Willebrand, que ayuda a las plaquetas de la sangre a amontonarse (aglutinarse) y adherirse a las paredes de los vasos sanguíneos, lo cual es necesario para la coagulación normal de la sangre. Existen varios tipos de la enfermedad de von Willebrand.

El factor principal de riesgo es un antecedente familiar de un trastorno hemorrágico.

Síntomas

  • Sangrado menstrual anormal
  • Sangrado de las encías
  • Hematomas
  • Hemorragias nasales
  • Erupción cutánea

Nota: la mayoría de las mujeres con sangrado menstrual prolongado o copioso no tienen enfermedad de Von Willebrand.